Título: Mis utopías y Dignidad (vs) la hipocresía.Por: Carlos Michael Morales Rodríguez.

La inmensa mayoría de los miembros de la oposición pacífica interna en un momento de sus vidas creyeron en la mal llamada revolución cubana debido al descomunal adoctrinamiento del régimen castrista hacia el pueblo.
Desde hace más once años me integré al movimiento pro democracia cubano, pero aunque mi caso ha sido algo bastante sui géneris porque nunca creí en este sistema comunista, pues desde niño se me impartió una educación anticastrista, la cual asimilé completamente cuando comencé a alcanzar mayor madurez, a los 12 años.
Desde que comencé a dar los primeros pasos como activista cívico fui creciendo en confianza, valor y entrega hasta que comencé a incursionar en constantes protestas públicas junto a Jorge Luís García Pérez (Antúnez) e Idania Yánez Contreras y otros hermanos. Fui unos de los fundadores de la otrora Coalición Central Opositora (CCO) y el Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo (FNRC-OZT).
Aunque he priorizado la resistencia en las calles cubanas, porque creo que es el principal escenario de lucha, también he combinado este accionar con el trabajo intelectual al desempeñarme como periodista independiente, soy autor del blog de opinión “Amante de la Libertad” así como he colaborado con algunos proyectos periodísticos.
Es por mí accionar cívico que he sido brutalmente reprimido por la policía política pues las

detenciones, amenazas con ser encarcelado y salvajes golpizas son incontables. Debido a las muchas palizas que he recibido (algunas de las cuales han sido en lugares inhóspitos donde nadie

me puede socorrer, acciones en las podido perder la vida) he sido víctima de múltiples lesiones y por ende he tenido que requerir asistencia médica.

La represión dela que he sido víctima ha sido tan grande y constante que la prestigiosa organización defensora de los derechos humanos “Amnistía Internacional” se ha pronunciado a mi favor.

Debido a mi activismo anti castrista he tenido que pagar un alto precio, no solo represivo, sino he sido aislado y marginado por el régimen lo que me ha costado que en los últimos años prácticamente no he contado con medios para poder sostenerme por lo que sé lo que es carecer de todo lo imprescindible para la vida y pasar hambre en el amplio sentido de la palabra.
Sin ningún tipo de engrandecimiento ni fanfarronería barata mi accionar cívico ha sido muy constante, afectivo y sobre todomuy sacrificado al conjugar la lucha en las calles con el trabajo intelectual.
Pese a ello, muchas personas, principalmente en el exilio, los medios de prensa y las organizaciones no gubernamentales de diferentes latitudes que se interesan por el caso cubano, se han empeñado en no ver mi excelente trabajo (a pesar que el mismo ha sido muy visible) Siendo marginado y prácticamente no ser tenido en cuenta para recibir algún tipo de ayuda con la que pueda desempeñar mi accionar cívico.
Tuve que esperar nueve largos años para poder tener una laptop y así poder realizar un periodismo con algo de condiciones. Aún no poseo una camarita fotográfica. En el año 2010 perdí una línea telefónica porque al estar recién intervenido quirúrgicamente se me imposibilitaba realizar cualquier tipo de trabajo para adquirir 10 dólares y recargar mi teléfono celular. En todo el exilio no hubo una persona (pues casi todos se empeñaron en conocer de mi existencia) para que me facilitara este menudo y así no quedarme sin móvil.

 

Con respecto a este tema del teléfono celular tuve que esperar 2 años para que una persona digna me facilitara uno. Durante todo el 2013 utilicé un pedazo de móvil que era más las veces que no funcionaba que cuando lo hacía.
Esta situación provocó que en Enero del presente año no pude viajar Suiza para participar en eventos paralelos a las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, porque cuando se me localizaba con carácter urgente para gestionar el visado y sólo hora después viajar, no se pudo contactar porque el celular no fusionaba, por lo que tuve que ser sustituido por una persona.
Permanecí unos 9 meses sin teléfono móvil con mi línea telefónica guardada en una oscura gaveta y a pesar que hice varias gestiones con líderes de organizaciones de la región central, así como en el exilio, sólo recibía negativas como respuestas.
Hasta que una persona digna en Miami a principios de este año me consiguió el imprescindible celular. En la actualidad mi situación no ha cambiado mucho pues carezco de alguien en el exilio que me recargue mi celular y esto ya para mi es una verdadera utopía. Por supuesto acarreando las terribles consecuencias que tiene un opositor como yo tan brutalmente reprimido.
No puedo llamar a nadie en un momento de urgencia, no puedo ni tan siquiera pasar un correo electrónico de dos centavos.
Mientras otros “líderes” de la oposición tienen varias computadoras, para su uso, lo que incluye una para cada miembro de sus familias, incluyendo los niños para que puedan jugar, para mi es una utopía el tener una tableta para pasar (a través de las redes Wi-Fi) una información o imagen que requiera urgencia.
Por supuesto mi situación económica es crítica, por un lado no puedo acceder a los empleos estatales, y en el emergente sector particular es casi imposibles pues los dueños tienen miedo a que le retiren sus licencias y otras medidas represivas, si contratan a alguien que la policía política denomina peligroso contra revolucionario.

Para mi otra utopía, en materia de accionar cívico, es poder tener ni propio proyecto informativo, aunque este requiere de tan poquitos recursos.
¡Carlos Michael despierta de ese sueño!,si para ti es una utopía en poder comete un platico de comida una vez al día cada día de la semana.
Con relación a los viajes a otras latitudes que hoy los opositores cubanos realizan producto de invitaciones a eventos cívicos y cursos de disímiles contenidos. Sólo puedo decir que para mí ha sido totalmente esquivo pues a pesar de todo mi historiar en la oposición cívica y a los muchos años que llevo en este movimiento, al cual he brindado todo mi ser, nunca he podido viajar a ningún lado.

He visto como personas con tan sólo un año y tanto en la oposición, los que nunca han arrestado y ni tan siquiera le han propinado un sopla moco (hablando en buen cubano) han viajado a diferentes lugares.
He apreciado a verdaderos chivatones-porque ni agentes se les pueden llamar- viajando, por supuesto obteniendo los beneficios espirituales y materiales que esto brinda,mientras yo he sufrido terribles decepciones.
En mi primer viaje frustrado, por el año 2012 el mismo día en debía abordar el avión, por supuesto que no fue posible, fui arrestado por elcomnotado oficial Erik Francis Aquino Yera y varios policías llevado a un lugar aislado cerca de la plaza Del el terrorista Che Guevara y golpeado con toda brutalidad y luego conducido a una unidad policial.
En cada uno de los viajes que se me niegan y frustran (no por obra de las fuerzas Represivas, lo que hace más triste mi caso) estos arremeten contra de forma muy similar a la anteriormente descrita. También he tenido que sufrir toda la campaña y burlas que la Seguridad del estado forma en torno a mi persona.
Valla la verdad es que es tan triste que a mí no se me haya pasado invitación para un evento que pronto sesionará en Puerto Rico y que tenga que sufrir los hechos anteriormente descritos.
Con las realidades anteriormente gráficas se muestra de una forma muy obvia la gran hipocresía que existe en muchas personas y organizaciones involucradas en la causa de la libertad de Cuba sólo al tener tener en cuenta unas pocas personas que han alcanzado connotación sólo porque hablan y escriben bonito, porque ciertas circunstancias le han sido favorables o porque los servicios de la inteligencia de la dictadura se los han vendido como las joyas más finas y e importes.
Para nada tengo algo en contra de nuestros hermanos en la diáspora, pues ellos son imprescindible en nuestra lucha por la libertad de nuestra Cuba, sólo les hago ver algunos errores (que todos cometemos) y su falta devisión para apreciar a los opositores que brillar con luz propia.
Aunque estas realidades me golpean y afectan muchísimo, pues reducen mis posibilidades de enfrentarme a la dictadura, además del terrible daño antropológico que causa, yo me levanto y prosigo con mi compromiso personal de seguir dándolo todo en mi lucha por la libertad de mi esclavizada isla, porque mis utopías y dignidad es mayor que toda hipocresía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s