Reformas o travestismo político

Por: Carlos Michael Morales Rodriguez

Desde que el nuevo dictador cubano, Raúl Castro, tomó el poder tras la enfermedad de su hermano. Este se ha dado a la tarea de implementar unas series de medidas, más bien en el orden económico, que muchos ingenuos de todo el mundo le llaman reformas.
Reformas significa cambios y si en nuestro país se estuviera gestando un proceso de esta naturaleza entonces hubiesen ocurrido significativas transformaciones en la vida política, económica y social de la isla las que redundarían en mejor nivel y calidad de vida de los nacionales.
Pero lejos de acontecer esto en Cuba todo sigue igual y en muchos aspectos peor. En lo político, se agrava el fragrante cuadro violatorio a los derechos humanos, aumenta la represión contra la oposición pacífica interna, crece el número de presos políticos, se le sigue negando libre acceso a Internet a los cubanos así como todas sus libertades básicas.
En lo económico, todo va de mal en peor porque prosigue la escases de los productos indispensables, disminuye el poder adquisitivo de los nacionales, crece la inflación y por ende aumenta el costo de la vida en general y para nada existe la intención de la oligarquía en el poder de restituirle a los nacionales sus derechos económicos.
En lo social, el pueblo prosigue con salarios míseros que no alcanzan para subsistir, la seguridad social es tan pésima que no socorre a millones de personas vulnerables. El sistema educacional es peyorativo y ahora, tras más de medio siglo de descomunal propaganda mediática, es que el dictador Raúl Castro lo viene a reconocer. Una situación similar tiene el sistema nacional de salud pública. La problemática habitacional sigue siendo crítica, entre otros tantos y longevos problemas.
En fin que en Cuba para nada existe un proceso de reformas, solo que se está apelando a un travestismo político para sacar provechos económicos y políticos que beneficien a la dictadura.
El dictador Raúl Castro busca, en primer lugar, tratar de avalar ante la opinión pública internacional su ilegítimo gobierno producto de una vulgar sucesión dinástica para alcanzar nuevas alianzas políticas con otros gobiernos y lograr convenios económicos para palear la maltrecha economía nacional.
Su otra intención es confundir a la opinión pública internacional para hacerles creer que él es un genuino reformista y así mejorar la imagen del régimen cubano que en los últimos años ha sido muy criticado por la comunidad democrática mundial por las fragrantes violaciones a los derechos humanos del pueblo cubano.
El principal objetivo de la dictadura castrista es darle continuidad al régimen tras la desaparición de la vida pública de los hermanos Castro y de la gerontocracia en el poder hecho que pronto acontecerá ya que todos estos son octogenarios y desaparecerán debido a causas naturales.
En fin que es el régimen dictatorial cubano uno de los más cerrados y represivos del mundo y solo da muestra de seguir con esta inaceptable naturaleza.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s