El gran fracaso del populismo

En los últimos 14 años ha resurgido en nuestro continente un mal, el cual que es algo intrínsico en la naturaleza de nuestros pueblos.  Se trata del populismo.

A pesar de las traumáticas consecuencias de que esta tendencia política ha traído consigo, ella siempre ha estado presente en la historia de nuestro continente, con gobiernos tales como el de Lázaro Cárdenas en México, Juan Sebastian Perón en Argentina, Getulio Vargas en Brasil, Alan García en Perú, Salvador Allende en Chile, Carlos Andrés Pérez en Venezuela, entre otros.

El populismo, con sus predicas ideológicas aberradas tales como el comunismo, nacionalismo e indigenismo ha sido el principal responsable de hambre, escasez, inflación, desestabilización política, violaciones a los derechos humanos, males que siempre han aterrado a nuestro continente.

En los años 90s del pasado siglo este mal parecía que iba a desaparecer después que las dictaduras militares que aun existían llegaron a su fin y se restauraron gobiernos democráticos.  Estos comenzaron a implementar en el continente reformas neo-liberales, las que han sido muy efectivas en otras regiones del mundo, principalmente en el sureste asiático, en los países del desaparecido bloque comunista de Europa del Este, y en Irlanda del Norte, que han traído un acelerado desarrollo económico.  Sin embargo, aunque estas recetas liberales trajeron beneficios como aumento de capital y eliminación de la inflación, provocaron males como el desempleo.  El fracaso de estas reformas neo-liberales fue provocado porque estas fueron contaminadas con ideas izquierdistas, nacionalistas e indigenistas, también por las tendencias autoritarias de estos gobiernos que secuestraban para si los sistemas judiciales y por ende su pobre eficacia.

En medio de este desfavorable contexto socio-político latinoamericano es que el desparecido señor Hugo Rafael Chávez Frías retoma este discurso populista y demagógico y llega al poder en Venezuela a través de las urnas.  Inmediatamente este comienza a secuestrar las instituciones democráticas de su país para instaurar una dictadura de corte marxista a lo que el denominó “socialismo del siglo 21”.  Un segundo paso fue aprovechar los cuantiosos recursos con que el contaba, que se traducen en petro-dólares, para influenciar en el continente y así instaurar gobiernos populistas en la mayor de cantidad de países posibles.  El objetivo que Chávez perseguía era formar algo similar a la extinta Unión Soviética y enfrentarse políticamente a los Estados Unidos.

Este populismo absurdo es muy difícil de derrotar, porque el mismo tiene raíces muy profundas en nuestro continente, pero no es imposible.

Ya en Venezuela el anti-chavismo es mayoritario, una prueba obvia de esto es el triunfo de la oposición en el último proceso electoral de ese país.  Pero esta no pudo acceder porque el señor Nicolás Maduro, con la complicidad del secuestrado Consejo Nacional Electoral realizo un mega-fraude y tomo el poder ilegítimamente.  Hoy en Venezuela se ve una luz al final del túnel.  Cuando el populismo primitivo sea derrotado en este país, que es el principal bastión de esta ideología, entonces este comenzara desaparecer en el resto de los países donde el mismo se ha instaurado.

– Carlos Michael Morales Rodríguez  

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s